Ruiz y Bateman harán que antídotos opioides estén disponibles en las escuelas

TRENTON – En respuesta a la crisis de opioides en Nueva Jersey, la Presidenta del Comité de Educación del Senado, M. Teresa Ruiz, y el Senador Christopher K. Bateman presentaron legislación para hacer que antídotos opioides tales como Narcan, estén disponible en las escuelas del Estado y para capacitar a enfermeras y a otros funcionarios escolares para administrarlo, en el caso de que ocurra una sobredosis. El proyecto de ley fue aprobado hoy por el Comité de Educación del Senado.

“Ninguna comunidad es inmune a la trágica epidemia de opiáceos que afecta a nuestro Estado”, dijo la Senadora Ruiz (D-Essex). “Si tener un antídoto opioide disponible y administrable en las escuelas puede salvar una sola vida, este proyecto de ley valdrá la pena. No es suficiente trabajar para prevenir las adicciones a los opiáceos; también debemos trabajar para revertir los efectos catastróficos de la enfermedad, una vez que los mismos se hayan apoderado de la persona”.

El proyecto de ley, S-1830, requeriría que los órganos rectores de las escuelas públicas y privadas desarrollen políticas, conforme con las directrices del Departamento de Educación, para que en el caso de una emergencia, se pueda administrar un antídoto opioide.

La política requeriría que cualquier escuela con los grados 9, 10, 11 o 12 adquiera una orden permanente para obtener antídotos opioides y que mantenga un suministro de éstos en un lugar accesible y seguro. A cualquier otra escuela se le permitiría obtener una orden permanente de antídotos y guardar un suministro de los antídotos. La enfermera de la escuela o cualquier empleado que esté adiestrado, podría administrar un antídoto opioide a un estudiante, miembro del personal o a cualquier persona que crean, de buena fé, que está sufriendo de una sobredosis de opiáceos.

Los antídotos opiáceos tendrían que estar accesibles en las escuelas durante el horario regular escolar y durante actividades patrocinadas por la escuela, que se llevan a cabo en la escuela o en las facilidades de la escuela. Los distritos escolares también pueden hacer que los antídotos contra opioides estén accesibles durante actividades  auspiciadas por las escuelas, pero que se llevan a cabo fuera de la escuela.

La enfermera de la escuela tendría la responsabilidad principal de la administración de emergencia de un antídoto opioide, aunque se designarían empleados adicionales para administrarla cuando la enfermera no esté presente y en caso de que una persona atraviese por  una sobredosis de opiáceos.

El proyecto de ley fue aprobado con una votación de 5-0 y pasará al Comité de Presupuesto y Asignaciones del Senado para su posterior consideración.