Aprobada ley para aplicar pruebas de detección de depresión en escuelas públicas

Trenton – La legislación enviada por el Senador Troy Singleton y la Presidenta del Comité de Educación del Senado M. Teresa Ruíz, que instaría a escuelas públicas a aplicar pruebas escritas para detección depresión entre estudiantes del séptimo al doceavo grado, fue autorizada por el Comité de Presupuesto y Asignaciones del Senado.

“No podemos esperar otro día, mes o año para abordar el problema de la depresión en adolescentes”, dijo el Senador Singleton (D-Burlington). “La depresión juvenil está en aumento. Esto no es solo un problema de salud mental, es un problema de salud pública. Esta legislación que contempla exámenes de salud mental anuales en la escuela es una acción oportuna contra esta enfermedad debilitante. Nos permite identificar los síntomas de depresión en nuestros estudiantes, antes de que sea demasiado tarde”.

“Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC), el suicidio entre adolescentes y adultos jóvenes se ha triplicado desde 1940. Si no se diagnostica a tiempo, la depresión puede provocar lesiones auto provocadas o incluso suicidios. Actualmente, el suicidio es la tercera causa principal de muerte entre los jóvenes de 10 a 24 años de edad”, dijo la Senadora Ruiz (D-Essex). “Estas estadísticas son inaceptables. Si vamos a abordar el suicidio adolescente y asegurarnos de que nuestros hijos reciban el tratamiento adecuado, es mejor comenzar con un diagnóstico temprano “.

El proyecto de ley, S-2835, requeriría una junta de educación para garantizar que los estudiantes en los grados siete al doce reciban una evaluación de salud anualmente. La evaluación sería administrada por el médico o la enfermera de la escuela y consistiría en un cuestionario que será evaluado por una Comisión capacitada.

Según el proyecto de ley, el Departamento de Educación y el Departamento de Niños y Familias establecerían conjuntamente estándares sobre los procedimientos de implementación de dichas evaluaciones que incluyan la garantía de privacidad de los estudiantes y la confidencialidad de los resultados. El proyecto de ley también requeriría que una junta de educación notifique a los padres o tutores de los estudiantes cuya evaluación presente signos de depresión por encima de los estándares normales para que sean ellos quien se dirijan con su respectivo médico de atención primaria.

De acuerdo a esta ley, un estudiante podría estar exento de la evaluación de depresión si lo solicita por escrito el padre o tutor del estudiante.

Según el CDC, 2.8 millones de jóvenes entre las edades de 12-17 años experimentan al menos un episodio depresivo mayor cada año. Aproximadamente el 10-15% de los adolescentes exhiben al menos un síntoma de depresión, y aproximadamente el 5% de los adolescentes sufren de depresión mayor. La depresión adolescente ha llevado a un aumento del 70% en los suicidios entre 2006 y 2016.

El proyecto de ley fue aprobado por el Comité con un voto de 9-3-1.